Disolución de las tensiones

CORRELACIÓN Y DISOLUCIÓN DE LAS TENSIONES MUSCULARES Y EMOCIONALES

Los músculos de nuestro cuerpo forman una gran red que nos recorre de arriba abajo y que llamamos la coraza muscular. Esta coraza se divide en siete segmentos, o anillos de tensión, que están interconectados entre sí, de modo que cuando aparece una tensión muscular en uno de ellos, la totalidad de nuestro cuerpo se ve afectada. Y del mismo modo, al disolver las tensiones de uno de los segmentos, influimos en el resto de nuestro organismo.

Nuestro objetivo desde la Biodanza es disolver las tensiones de cada uno de estos segmentos para activar el flujo de energía y recuperar nuestra vitalidad. Disolvemos las tensiones crónicas, flexibilizamos el movimiento y promovemos la integración corporal y existencial con una serie de ejercicios a los que Rolando Toro llamó SEGMENTARIOS.

Los siete segmentos de nuestra coraza muscular son los siguientes: Ocular – Oral – Cervical –Torácico –  Diafragmático – Abdominal – Pélvico. Y tal como estudió el médico, psiquiatra y terapeuta W. Reich en 1975, cada uno de ellos corresponde a una zona emocionalmente significativa. 

Por este motivo, al trabajar sobre nuestras tensiones físicas, trabajamos también sobre nuestras tensiones emocionales. Nos liberamos a todos los niveles.

    Segmentos de nuestra coraza muscular

    Y su correspondencia con nuestras emociones

    I.Ocular

    Contracción e inmovilidad de todos o de la mayor parte de los músculos de los ojos, parpados, frente, glándulas lacrimales. Esto causa una sensación de máscara, de mirada vacía. Las perturbaciones visuales frecuentes son la miopía y el astigmatismo. El llanto queda reprimido. Muchas personas son incapaces de llorar durante años. 

    II.Oral

    Comprende la musculatura de la mandíbula, garganta, zona occipital, incluyendo el musculo anular de la boca, que constituye una unidad funcional. La disolución de la coraza de la mandíbula provoca hormigueo o temblor en los labios, y emociones de llanto.

    III.Cervical

    Se encuentra principalmente en la musculatura propia del cuello. Si imitamos la actitud de contener la rabia o el llanto, se comprende la función emocional del acorazamiento de esa región.

    IV. Torácico

    El acorazamiento del tórax se expresa en una actitud crónica de inspiración/expiración superficial, y de inmovilidad de la caja torácica. “Sé fuerte» “No sientas” son los principales mandatos que fijan la tensión en esta zona. Los músculos comprometidos en este segmento son: intercostales, gran pectoral, deltoides, y los que están sobre y entre los omoplatos. La expresión de coraza torácica es esencialmente de “autocontrol” y “contención”, y su disolución trae el movimiento expresivo de “Fluir en Libertad”.

    V. Diafragmático

    Se localiza sobre el epigastrio, va desde el extremo inferior del esternón siguiendo a lo largo de las costillas inferiores, hasta llegar a las inserciones posteriores del diafragma. Esto son la décima, decimoprimera, y decimosegunda vertebras torácicas inferiores. Este anillo se expresa en la lordosis de la columna.  “Como regla general es posible, poner la mano en el vacío que queda entre el sofá y las costillas del paciente” (W.Reich, Análisis del Carácter).

    El diafragma es en parte el responsable de nuestra calidad de respiración. La tensión en esta zona viene generada por la rabia, la tristeza o la insatisfacción, acentuando la sensación de ahogo y estrés. La libertad de movimiento en esta región calma la respiración, trayendo paz y relajación. La carcajada es el mejor ejercicio diafragmático, ya que provoca intensas contracciones de este musculo segregando el analgésico más natural del que disponemos “las endorfinas”.

    VI. Abdominal

    Este anillo está representado por la contracción de la parte media del abdomen y compromete a los músculos del recto abdominal y los transversales, que se representan como cuerdas duras y dolorosas. El abdomen contiene la mayoría de los órganos de nuestro cuerpo. Los plexos nerviosos del abdomen ayudan a conectar los intestinos con las emociones que influyen en la digestión y por tanto en la felicidad. 

    La serotonina es el neurotransmisor que se sintetiza casi en un 90% en las células del tracto gastrointestinal, e interviene en la inhibición de la ira y la agresividad, en la regulación de la temperatura corporal, en el humor, el sueño, el vómito, la sexualidad, el apetito, y está inhibición está relacionada directamente con la depresión.

    VII. Pélvico

    Corresponde a todos los músculos de la pelvis. La pelvis esta “muerta” carece de expresión. La falta de expresión en la pelvis es la expresión emocional de la sexualidad. Son numerosos los síntomas: estreñimiento, lumbago (dolor súbito y fuerte), eyaculación precoz, impotencia erectiva, vaginismo… Existe una “angustia pélvica” y una “rabia pélvica”: es la imposibilidad de vivir el placer.

    “Como en todo dominio de lo viviente, la pelvis también inhibe el placer y se convierte en rabia, y la rabia inhibida en espasmos musculares”. W. Reich

    Libera tus tensiones a todos los niveles

    Ejercicios segmentarios de biodanza srt

    Gracias al trabajo de investigación de tantos científicos y al profundo estudio y recopilación de Rolando Toro Araneda contamos en Biodanza con una serie de ejercicios especializados en cada uno de los segmentos de nuestra coraza muscular: Los Segmentarios.

    Con estos ejercicios realizamos movimientos específicos para la musculatura de cada una de estas zonas de nuestro organismo.

    Liberamos las tensiones musculares, las tensiones emocionales y las memorias que han quedado atrapadas en cada uno de nuestros músculos y que nos impliden llevar una vida plena, serena y feliz.

    Te invitamos a conocer la Biodanza asistiendo a alguna de nuestras sesiones de Biodanza Online. Porque la mejor forma de conocer es a través de la experiencia.

    Contacta con nosotr@s